Los mejores ejercicios para hipertensos

La hipertensión es una de las enfermedades más comunes en todo el mundo y, aunque muchas veces no le damos la importancia que merece, puede resultar realmente peligrosa.

Si no la tratamos adecuadamente, puede dar lugar a ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y problemas renales, entre otros muchos trastornos. Una dieta saludable y el ejercicio regular son esenciales para prevenir estos síntomas.

Nos vamos a centrar en este último punto. Si bien es cierto que la actividad física es esencial para prevenir la hipertensión y aliviar sus síntomas, no todos los ejercicios para los pacientes hipertensos son adecuados para aquellos que sufren de esta condición. A continuación, ofrecemos una lista de los más recomendados para ellos.

Ejercicios Para Hipertensos

Entre la rutina de ejercicios para hipertensos que se debe seguir se encuentran estos:

1. Caminar

Con media hora al día es suficiente para mejorar los síntomas de la hipertensión, pero debemos ser constantes. Será mejor si aplicamos los cinco minutos antes y después del paseo al estiramiento para evitar lesiones. También son recomendables los ejercicios de respiración.

2. Andar En Bicicleta

Esta actividad es perfecta en casos de hipertensión leve. Practicar ciclismo, siempre a un ritmo moderado, ayuda a reducir la presión arterial. Es importante no hacerlo en las horas más calientes ni forzar demasiado la musculatura.

3. Yoga Y Pilates

Estas dos disciplinas incluyen movimientos que fortalecen a nuestra musculatura, mientras nos ayudan a ganar flexibilidad y mejorar la agilidad. Todo esto sin causar daños a nuestro organismo ni adoptar posturas perjudiciales. Además, favorecen la relajación y reducen el estrés.

4. Gimnasia acuática

Siempre bajo la supervisión de un monitor, los ejercicios aeróbicos en el agua son altamente recomendados para los pacientes con esta enfermedad. También son ideales para personas que sufren o han sufrido lesiones musculares. Con esto, podemos obtener buenos resultados en poco tiempo.

5. Natación

Debemos empezar a practicar esta actividad con moderación, para aumentar el ritmo progresivamente. Entre sus beneficios encontramos, además de reducir la tensión, mejora la circulación sanguínea y reduce los dolores de espalda.

Para conseguir resultados óptimos, debemos combinar estos ejercicios con una dieta adecuada, baja en sal, grasas y sustancias refinadas. Moderando nuestros hábitos, podremos hacer frente a los síntomas de la hipertensión y mejorar nuestra calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + 16 =