8 indicadores de que tienes intolerancia al Gluten

La sensibilidad al gluten o la intolerancia es una condición que causa que una persona reaccione después de ingerir gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, la cebada y el centeno. Los síntomas varían ampliamente y pueden incluir problemas gastrointestinales, dolor en las articulaciones, fatiga y depresión.

Es bastante común que las personas experimenten problemas digestivos y de salud al comer trigo o gluten. Se encuentra principalmente en el trigo, la cebada y el centeno, la intolerancia al gluten puede dar lugar a una serie de síntomas diferentes.

El trigo es un tipo de grano que se encuentra comúnmente en panes, cereales y pastas. Las fuentes menos comunes incluyen condimentos, como aderezos para ensaladas y sopas. La cebada es otra variedad abundante de grano, que a menudo se utiliza para elaborar cerveza y enriquecer otros alimentos. El centeno es el último tipo de grano que contiene gluten. El centeno se encuentra más a menudo en los cereales, la cerveza y el pan. El consumo de estos tipos de alimentos y bebidas es a menudo la forma en que uno descubre su intolerancia al gluten.

La enfermedad celíaca es un tipo grave de intolerancia al gluten. Clasificado como un trastorno autoinmune, la enfermedad celíaca causa daño al intestino delgado. Cuando aquellos con la enfermedad consumen gluten, se inicia una respuesta inmune anormal que ataca directamente a los intestinos. Finalmente, el daño causado a los intestinos disminuye significativamente la capacidad del cuerpo para absorber adecuadamente los nutrientes. Si no se trata adecuadamente, la enfermedad celíaca puede causar complicaciones de salud a largo plazo. Se estima que 1 de cada 100 personas padecen la enfermedad.

Las personas que son sensibles al gluten a menudo encuentran que sus síntomas residen después de que el producto se elimina de su dieta. Dicho esto, existen ciertos síntomas que pueden mostrar que un individuo es intolerante al gluten.

AQUÍ HAY 8 SIGNOS DE INTOLERANCIA AL GLUTEN:

1. NIEBLA CEREBRAL

Uno de los síntomas más sorprendentes de la intolerancia al gluten, la niebla cerebral, también puede ser de naturaleza sutil. La niebla cerebral puede ser uno de los síntomas más enigmáticos, simplemente debido al hecho de que varias cosas pueden causarla. Sin embargo, es un síntoma comúnmente citado de personas que padecen intolerancia al gluten y / o enfermedad celíaca.

En un artículo titulado La sensibilidad al gluten como una enfermedad neurológica , publicado en el Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry, los investigadores descubrieron una reactividad anormal al gluten en una clase de anticuerpos conocidos como inmunoglobulina. Se cree que esta reacción contribuye a disminuir el rendimiento cognitivo.

2. AUMENTO DE PESO INESPERADO

El aumento de peso repentino e inexplicable es desconcertante para muchas personas con intolerancia al gluten. En general, el aumento de peso de la intolerancia al gluten se debe a dos cosas: Malabsorción y permeabilidad intestinal: dos efectos secundarios de la intolerancia al gluten, y la segunda es la inflamación sistémica, que es desencadenada por el gluten. Los individuos intolerantes al gluten que lo eliminan de su dieta a menudo pueden volver a un nivel de peso saludable.

3. FUNCIÓN INMUNE ANORMAL

Cuando uno es sensible o intolerante al gluten, tienen un efecto contrarrestante en el sistema inmunológico. Encontrados principalmente en el tracto gastrointestinal y la saliva, los anticuerpos IgA son la defensa principal del cuerpo contra resfriados, gripes y otras enfermedades. Obviamente, cuando estos mismos anticuerpos contrarrestan nuestro sistema inmunológico, tenemos muchas más probabilidades de contraer este tipo de enfermedades.

4. PROBLEMAS DENTALES

En un estudio publicado en BMS Gastroenterology , se descubrió un vínculo entre la sensibilidad al gluten y la “estomatitis aftosa”, una afección a menudo asociada con úlceras bucales recurrentes y úlceras bucales. Además, debido a la mala absorción, las personas sensibles al gluten frecuentemente tienen niveles muy bajos de calcio, una sustancia muy importante para los dientes sanos.

5. DOLORES DE CABEZA Y / O MIGRAÑAS.

Las migrañas son a menudo dolores de cabeza extremadamente dolorosos que incluso pueden ser debilitantes. Curiosamente, las migrañas son mucho más comunes en personas con intolerancia al gluten que en la población general. En un estudio de un grupo sensible al gluten, el 56% tenía cefaleas crónicas o migrañas. En comparación, solo el 14 por ciento del grupo de control informó dolores de cabeza crónicos o migrañas.

6. PROBLEMAS DE LA PIEL

Las propiedades de malabsorción de la intolerancia al gluten afectan varias áreas diferentes del cuerpo, incluido nuestro órgano más grande. El gluten se ha relacionado con el acné, la psoriasis, el eccema y la dermatitis herpetiforme (DH). Los síntomas de la piel derivados de la intolerancia al gluten a menudo incluyen ardor, enrojecimiento, erupciones, picazón e incluso ampollas. La DH es una afección particularmente dañina, definida por el Grupo de intolerancia al gluten como: “una enfermedad crónica de la piel marcada por grupos de ampollas acuosas y con picazón que pueden parecerse a granos o ampollas.

7. DOLORES ARTICULARES Y MUSCULARES

Los efectos inflamatorios provocados por la intolerancia al gluten son la causa subyacente del dolor articular y muscular. El dolor y la inflamación de las articulaciones son síntomas comunes de la sensibilidad al gluten. Y las investigaciones muestran vínculos entre las dos enfermedades. La Arthritis Foundation también ha publicado hallazgos que relacionan la artritis y el dolor articular con la sensibilidad al gluten.

8. FATIGA Y AGOTAMIENTO

Este signo es similar a la niebla cerebral en que los mecanismos exactos son un misterio. Se han realizado pocas investigaciones científicas que examinan la supuesta correlación entre fatiga / agotamiento e intolerancia al gluten. Sin embargo, los profesionales médicos creen que la intolerancia al gluten es paralela a la fatiga a través de la inflamación y la falta de asignación de las reservas de energía del cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × cinco =