Depresión estacional: Causas, Síntomas y Tratamiento

¿Qué es la Depresión Estacional?

La depresión estacional ó trastorno afectivo estacional, es una serie de síntomas que es desencadenado por el cambio de las estaciones y se produce aproximadamente en el mismo período cada año. La mayoría de las personas que sufren de ella experimentan los síntomas con la llegada del otoño, continuando con los meses fríos de invierno, sintiéndose tristes, de mal humor y, a veces la persona se vuelve agresiva. Hay casos de depresión estacional comienza en la primavera o principios del verano, pero estos casos son raros.

¿Por qué se produce la depresión estacional?

La causa exacta del inicio de esta enfermedad mental es aún desconocida. Sin embargo, hay varios factores que contribuyen a su aparición. El bajo nivel de luz solar en los meses de otoño e invierno puede interrumpir el reloj interno del cuerpo y desencadenar automáticamente la depresión estacional.
La disminución de la serotonina, la hormona de la felicidad, la sustancia química en el cerebro que afecta directamente el estado de ánimo, desempeña un papel importante en la aparición de esta condición psicológica grave.

La falta de luz solar en las estaciones frías afecta la producción de serotonina y fomenta la aparición de la DE, el cambio de una temporada a otra puede interrumpir el equilibrio del nivel de melatonina, la hormona juvenil, del cuerpo, que desempeña un papel en la regulación del sueño y el estado de ánimo. Cuando aumenta el nivel de melatonina en el cuerpo, se está estableciendo la somnolencia crónica, apetito por los alimentos ricos en carbohidratos y el desinterés por cualquier tipo de actividad, sea exigente o no.

¿Cómo saber si se trata de un caso simple de tristeza, parecía absolutamente natural cambiar una estación más cálida con otra estación fría o es una depresión estacional para todas las estaciones? Compruebe si tiene los síntomas a continuación.

¿Qué síntomas desencadenan la depresión estacional?

La mayoría de las veces, la depresión estacional ocurre a fines del invierno, otoño y pasa durante días soleados y cálidos desde la primavera hasta el verano. Raramente ocurren casos de depresión estacional en estaciones cálidas. Cualquiera que sea la situación, los síntomas pueden parecer menores al principio, pero pueden empeorar a medida que pasa el tiempo.

Los signos y síntomas de la depresión estacional incluyen:

-Fatiga crónica, desconexión
-Dormir en exceso
-Pérdida de interés en actividades cotidianas

-Falta de energía

-Insomnio.

-Incremento de peso y alteración del apetito.

-Sentir flojera

-Falta de concentración

-Sentimiento de desaliento, falta de confianza en sí mismo y sentir culpa por todo

-Pensamientos suicidas frecuentes y muerte inminente.

Esta enfermedad la sufren más las mujeres que los hombres y también afecta a un número mayor de personas más jóvenes. Las personas con mayor disposición a la Depresión Estacional tienen, entre otras cosas, parientes consanguíneos que sufren algún tipo de depresión o incluso luchan contra esta enfermedad o padecen trastorno bipolar. Este trastorno es más común en países donde el invierno es más prolongado.

¿Cómo surgen las complicaciones?

Los signos y síntomas de la depresión estacional no deben pasarse por alto, sino que deben tomarse de una manera seria. Como cualquier otro tipo de depresión, si no se trata a tiempo, la Depresión estacional está empeorando y las complicaciones no se retrasan. Un diagnóstico oportuno y un tratamiento adecuado pueden prevenirlos.

Tratamiento recomendado para la depresión estacional.

El tratamiento más común para la depresión estacional es la fototerapia (terapia de luz)  Un nombre pretencioso, pero nada complicado, al contrario. La fototerapia es la exposición, en los meses en que se reduce la presencia del sol en el cielo, a la luz artificial intensa. Como resultado de la fototerapia, la melatonina ya no se libera y, por lo tanto, el deseo continuo de dormir y la fatiga crónica desaparecen. Los médicos recomiendan a los pacientes que sufren de terapia de luz DS cada mañana y tarde. Desafortunadamente, hay casos en los que la fototerapia no tiene el efecto deseado. Por lo tanto, para las personas que no responden a este tratamiento, el especialista también puede recomendar, según corresponda, la administración de antidepresivos y una sesión de asesoramiento psicológico, además de la fototerapia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 3 =